¿Cómo saber si compramos miel adulterada?

¿Cómo saber si compramos miel adulterada?

Leer la etiqueta para ver los ingredientes.
Corrobora que en la lista de ingredientes no aparezca el famoso “jarabe de alta fructosa” o glucosa comercial.

¿Se solidifica la miel?


Si compras un frasco de miel que ya está cristalizada, se trata de miel pura.

Al comprar un frasco de miel líquida, puedes esperar unos días para ver si se solidifica o puedes colocarlo en la nevera (heladera)
para acelerar el proceso. En caso de que la miel nunca llegue a cristalizarse, hay altas probabilidades de que se trate de miel adulterada.

La miel natural es uno de los alimentos más puros, naturales y con mayor cantidad de beneficios sobre nuestra salud.

La miel de abeja pura reduce el estrés metabólico. El estrés emocional, psicológico o fisiológico se traduce en el cuerpo como estrés metabólico.
Ocurre cuando el cerebro piensa que está en peligro de quedarse sin combustible: al ejercitarse o durante el sueño nocturno, por ejemplo.

Tener en cuenta cuando se compra miel:

El envase debe llevar escrito la palabra miel o miel de abejas. Hay productos que mezclan miel con jarabe de maíz o jarabe de maíz de alta fructosa para que rinda más. Se trata de un alimento a base de miel que está permitido, puede consumirse, pero no es miel pura.
 

Beneficios de la miel

La miel resulta buena aliada para determinadas etapas de la vida, y del día. “Beneficia a deportistas, niños en crecimiento, adultos mayores, personas con trabajos forzados o que tienen carga intelectual extra, ya que aporta una dosis adicional de energía que se consume rápida y fácilmente”

Es excelente como mascarilla pues promueve la regeneración de la dermis. También puedes emplearla para suavizar zonas ásperas del cuerpo como codos, rodillas y pies (para ello combina una cucharada de miel y otra de aceite de oliva y deja que la mezcla actúe por lo menos 20 minutos sobre la piel).

Este delicioso néctar posee propiedades antioxidantes gracias a su gran contenido de glucosa oxidasa y ácidos fenólicos. Debido a que la miel es antiséptica y un buen cicatrizante, la miel es un excelente auxiliar para tratar pequeñas heridas y quemaduras. En dicho caso, debe aplicarse directamente sobre la zona afectada.

La miel también ayuda a mejorar el tránsito intestinal y, por lo tanto, a aliviar problemas de estreñimiento. Además, es útil contra el reflujo.